Tesla busca mayor infraestructura en Monterrey

Redacción La famosa empresa de Elon Musk ha pedido la construcción de infraestructura en el estado de Monterrey, esto para la nueva planta automotriz.   Fue Tesla...
InicioNacionalHallado culpable el agresor de Esmeralda Millán, víctima de un ataque con...

Hallado culpable el agresor de Esmeralda Millán, víctima de un ataque con ácido en Puebla

Fidel ‘N’, acusado de intento de feminicidio por lanzar ácido a su ex pareja Esmeralda Millán, ha sido declarado culpable por un tribunal en Puebla. Esta es la segunda sentencia condenatoria por este tipo de delitos en México y América Latina; el primero fue el caso del agresor de Carmen Sánchez, ya sentenciado a 46 años de prisión.

Hasta el momento, se desconoce la duración de la condena que enfrentará el agresor. La defensa de la víctima ha solicitado la imposición de la pena máxima en estos casos, que es de 40 años de prisión para el culpable. La sentencia será dictada el próximo 21 de marzo. “Estoy feliz y contenta porque finalmente se hará justicia a pesar de los años que he estado luchando. Aunque le den 40 o 50 años, no me devolverá la Esme que era ni la seguridad que tenía, pero podría haber un cambio en la sociedad para que los hombres no vean que pueden causar tanto daño y quedar impunes”, declaró Millán a la salida de los juzgados.

Fidel ‘N’ atacó a Esmeralda el 2 de diciembre de 2018, lanzándole un cubo de ácido y causándole graves lesiones en el rostro y el cuerpo. El Poder Judicial de Puebla también lo ha declarado culpable de un delito de lesiones contra la madre de Millán, quien resultó afectada por la sustancia durante el ataque. Según la Fundación Carmen Sánchez para Mujeres Atacadas con Ácido, el 85% de los ataques de este tipo fueron perpetrados por hombres, en su mayoría parejas o exparejas de las víctimas.

Carmen Sánchez misma acompañó a Esmeralda durante el juicio. El año pasado, su agresor, Efrén García, fue condenado a 46 años y ocho meses de prisión por los mismos delitos. Su caso fue el primero en el que se consideró este tipo de agresión como un intento de feminicidio y no como un agravante en un delito de lesiones, como se había juzgado hasta entonces este tipo de violencia.